Actitud para alcanzar tu objetivo

Cris Vidal

Mar 1, 2022

¿Es tu actitud determinante para alcanzar tus objetivos?

Antes de nada, comencemos como Dios manda, con una breve definición. Según la RAE (en la segunda acepción de la palabra): “la actitud es la disposición de ánimo manifestada de algún modo” 

Lo cierto es que la mayoría de personas hoy en día saben el significado de esta palabra, pero, ¿sabes realmente el impacto que puede llegar a tener en tu vida? 

La actitud como rutina diaria

La actitud es esa fuerza impulsiva que guía nuestras acciones y en consecuencia nuestras vidas. El hecho de imprimirle actitud a alguna tarea diaria de nuestra vida, determina, no solo que la tarea a realizar se nos haga mucho más amena y menos dolorosa, sino que también habremos saboreado la gratificación del trabajo bien hecho, y esto, lo traspasaremos a otras tareas diarias.

Si no tienes una buena actitud, ¿para qué intentarlo siquiera? Siempre puedes volver al sofá a ver la televisión deseando que pongan alguna desgracia ajena para así justificar tu falta de actitud. A priori puede parecer tremendamente más fácil procrastinar, pero te puedo asegurar que, si en ese momento logras vencerte a ti mismo, la satisfacción de después superará con creces a la desgana inicial.

La actitud: nuestro superpoder.

¿Te acuerdas de los superpoderes de Superman o Batman? Pues cada uno de nosotros tenemos uno más poderoso incluso que los de ellos: la actitud. Y es que, una persona con una buena actitud frente a otra con una actitud mala o pésima, podría tener su equivalente en una carrera de coches en la que un Ferrari se enfrenta a un Seiscientos.

La persona con una mala predisposición y quejica, realmente no es consciente de la mochila de piedras que carga en su espalda. Como dice el gran Víctor Küppers: “La vida se divide entre los que se quejan y los que aguantamos a los que se quejan”. Me pregunto muchas veces cuánto conseguirían esas personas si en lugar de poner excusas constantemente, intentasen conseguir sus objetivos con una buena dosis de autocrítica y actitud. 

La cara es el espejo del alma.

Nuestras expresiones faciales y gestos también tienen mucho que ver a la hora de mostrar una buena actitud. Conozco a pocas personas que tengan mala cara en el trabajo y les vaya bien. Por no hablar de los que están cara al público: ¿Qué te parece el típico camarero que te toma nota con cara de “ojalá te vayas lo antes posible y así me pueda ir a mi casa rápido”? No hace falta que respondas, a todos nos ha pasado.

En el mundo hacen falta más “personas vitamina”, que son aquellas que muestran su mejor sonrisa aunque por dentro estén destrozadas, aquellas que están dispuestas prestarte su ayuda incondicional aunque todo parezca perdido. A esas personas yo les digo: ¡gracias por existir! 

Consejos para desarrollar tu actitud.

Si te sientes frustrado y bajo de ánimo, debes saber que existe una solución a tu problema. La pregunta que yo te hago es: ¿Estás dispuesto a pagar el precio? La clave es comenzar cambiando la actitud y el mundo de nuestro alrededor empezará a cambiar, y no al revés. 

Aquí van unos consejos para desarrollar tu actitud (espero que te sirvan tanto como a mí):

  • No te quejes. Sobre todo, no achaques todo a la suerte o a cosas ajenas a ti. Decía Pablo que “la suerte es el pretexto de los fracasados”, y que razón tenía, amén. Digamos que la queja es una falsa justificación placentera. Tienes que aprender a ser consciente de cuando te estás quejando, aprender a identificar tus justificaciones. Solo cuando eres consciente de que haces algo mal puedes conseguir el cambio deseado. 
  • Muestra siempre tu mejor cara (literalmente). “Ante todo buena cara”, es el mensaje que siempre le ha dado Toni Nadal a su sobrino Rafa Nadal (considerado por muchos el mejor jugador de tenis de todos los tiempos). Ya sé que no es fácil poner buena cara cuando has tenido un mal día con tu pareja y tu jefe te viene a echar la bronca. Mi consejo es que te lo empieces tomando como un juego en el que te tienes que superar a ti mismo, ¿has fallado o no lo has hecho todo lo bien que podrías? No pasa nada, vuelve a empezar. Lo que pretendemos es crear un hábito y los hábitos, sobre todo al principio, cuestan más, no te machaques. 
  • Se flexible. Cambiar de actitud no es algo que vaya a suceder de la noche a la mañana. Por eso, cuando las cosas no salgan como esperas, no te enfades ni te frustres. Tener una buena actitud también va de esto, de pararte diez segundos, tranquilizarte y volver a empezar. Las cosas en la vida tienen la gravedad que nosotros les queremos dar. Como decía Michael FcGriffy: “Dichosos los flexibles porque no se desmoronarán”.
  • Permítete equivocarte. Cuando somos pequeños y vamos a la escuela, una de las primeras cosas que deberían enseñarnos es a cometer errores, y no a verlos como algo horrible y de tontos. Solo equivocándote puedes aprender. No conozco una fórmula para la vida mejor que esta: error + buena actitud (ante ese error) = aprendizaje. Mi consejo aquí es que te lances al error; cuantos más errores cometas, más rápido aprenderás. 
  • Da lo mejor de ti siempre. Ya lo decía uno de los mejores presidentes de la historia de Estados Unidos, Abraham Lincoln: “hagas lo que hagas, sé el mejor”. Dar siempre lo mejor de ti en cada situación es sinónimo de victoria porque, aunque las cosas no salgan como esperas, no tendrás nada que reprocharte a ti mismo, y esto, es otra forma de ganar. 

Conclusión

Para concluir con este post, me gustaría recordarte que, como ya hemos visto, existen dos tipos de personas: las que se van arrastrando por la vida y las personas dotadas con el superpoder de la actitud. ¿Quién quieres ser tú?

Recuerda que nadie moverá un dedo por cambiar tu actitud, ni siquiera las personas que te quieren bien. Estas te pueden aconsejar y animar, pero eres tú y solo tú el dueño de tus acciones y, en consecuencia, de tu destino. 

Autoria Miguel Ureña- Copywriter

Si quieres despertar tu mente y conseguir una actitud digna de mención, aquí tienes al equipo de Celia Marin Perez.

3 Razones por las que NO deberías hacer el curso Gestor Pro de Javier Elices

Pantallazo curso Gestor Pro de Javier Elices ⏰ 🚀 Te doy la bienvenida a mi viaje personal y mi opinión sobre el curso de Gestor de Afiliados PRO. Me llamo Celia, pero muchos me conocen como Despertadora de Mentes. Hoy quiero abrirte mi corazón y contarte cómo este curso ha impactado mi vida y todo lo que me ha sucedido desde que decidí dar el paso y apuntarme. Si me acompañas hasta el final, te revelaré las únicas 3 razones por las que tú no deberías hacer el curso de Gestor Pro de Javier Elices. Hace algún tiempo, yo vivía en una jaula de oro, tenía un puesto fijo en una buena empresa y...

8 Saboteadores que te dejan fuera de juego

"...los Saboteadores se consideran distorsiones cognitivas, errores en el procesamiento del pensamiento que pueden hacer que choques contra la misma pared, que tu mente ha colocado ahí, una y otra vez. Estas distorsiones se originan por vivencias que han dejado huella en tu procesamiento mental dando lugar a esquemas de pensamiento rígidos o poco estructurados."

5 preguntas clave para transformar tu vida

copywriting_celia_martin_perez_despertadora_de_mentes_8

"..los aceites esenciales porque las cosas antes de juzgarlas, hay que conocerlas. Descubrirás que los aceites esenciales son la esencia y el alma de la planta. Esta maravilla, que la naturaleza nos ofrece, posee múltiples propiedades y dependiendo de qué quimiotipo tenga nuestra planta elegida, puede aportar unas propiedades terapéuticas u otras"

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

error: Content is protected !!